Las consecuencias del estrés y la frustración

Las consecuencias del estrés y la frustración

Hoy al salir de la consulta, conduciendo mi automóvil en las intersecciones de Antonio Varas con Avenida Providencia ocurrió un hecho que me llamó profundamente la atención, me transformé de un segundo a otro en espectadora en primera fila de una pelea entre dos varones de aproximadamente 35 años de edad.  Se preguntarán que pudo haberme llamado la atención si actualmente estas situaciones son pan de cada día, y los noticieros se dan festines mostrando este tipo de hechos, que son recurrentes en el Transantiago, Metro, calles, etc.

La pelea surgió porque estos hombres cada uno en dirección contraria se pasaron a llevar con sus respectivos bolsos y se enfrentaron con un hecho tan mínimo, sin más que decir fue una golpiza terrible, donde quedaron ensangrentados y completamente ofuscados.  Sólo un peatón trato de separarlos, yo como mero observador, atónita por como un hecho tan insignificante (pasarse a llevar con un bolso) había provocado semejante batahola.  Ambos hombres con sus rostros ensangrentados discutiendo en medio de la calle, mientras tanto, yo analizaba el hecho de que un motivo tan pequeño concluyó en una pelea a muerte entre estos dos individuos.

Si logramos abstraernos y analizar la situación, hubiese sido tan distinto el pedirse disculpas, o uno de ellos le hubiese bajado el perfil el roce de sus bolsos, sin embargo ninguno de los dos midió las consecuencias que ese simple hecho provocó.

La falta de tolerancia con la que lidiamos día a día nos lleva a ser verdaderas granadas que en cualquier minuto estallarán.

¿En qué momento, la falta de tolerancia nos carcomió, nos dejó a merced del más fuerte? ¿cuál es el mea culpa que debo hacer para poder generar un cambio? ¿por qué en vez de mirar el vaso medio lleno, tendemos a mirarlo vacío?

¿Cuáles son las claves para enfrentar la realidad que nos aqueja, desde la psicología?

Tolerar la frustración nos permite enfrentar con éxito la vida, la baja tolerancia a la frustración nos causa enojo, depresión e incapacidad, ante cualquier molestia o problema y provoca la evitación o mala solución de los mismos.

 

¿Por qué nos frustramos?

  • es el sentimiento que surge cuando no logramos nuestros deseos
  • de acuerdo a la intensidad y nuestras características personales, reaccionamos con violencia, ansiedad, depresión, angustia, etc
  • la base del problema no esté en el dolor y la frustración, sino en nuestra actitud.

 

Entonces ¿qué les ocurrió a estos jóvenes?

El no saber canalizar nuestras emociones nos lleva a exaltarnos y tendemos a creer que somos víctimas y dueños de la verdad.  Mientras sigamos encolerizados difícilmente podremos dejar de frustrarnos, entonces cuales son las claves:

  • tratar de vivir en armonía: mente, cuerpo y espíritu
  • ser concordante con nosotros mismos
  • respetar al otro (ya que todos queremos respeto, entonces si lo exijo debo comenzar por yo respetar al otro)
  • Si estoy molesto con alguien y quiero manifestarlo en forma ASERTIVA, es decir responder de manera correcta no pasiva ni agresiva, diciendo lo que se quiere decir y de buena manera, ya ahondaremos sobre este término en otro artículo.

 

Daniela Urzua

Psicóloga Clínica Alternativa

Recommended Posts

Leave a Comment

terapia de parejamiedo a la muerte