Niñez, Adolescencia y Redes Sociales

Niñez, Adolescencia y Redes Sociales

Es poco usual, detenernos a pensar en el uso excesivo que hemos de darle a las redes sociales, en cualquiera de sus plataformas, Facebook, whatsapp, Instagram, twitter, etc.

Una sociedad y sobre todos niños, niñas y adolescentes que perciben el uso de aparatos electrónicos, una herramienta más para su desenvolvimiento en la vida cotidiana. Hacen uso de ellos, en cada contexto en el que se mueven, colegio, hogar, junta con amigos, en ocasiones, lo utilizan también en el ámbito académico, se ha vuelto indispensable y son muy pocas las personas que no tienen al menos un aparato tecnológico con el que se conecten a la red.  Es imposible negar los beneficios que nos entrega el estar conectados, la existencia de comunidades virtuales de una u otra forma genera un sentido de pertenecer a un lugar con personas en particular que posibilita el sentirse acompañado.

Por lo tanto, estas redes, que son llamadas redes sociales, se han convertido en un espacio para encontrar personas, lugares, destinos, música, películas y da la posibilidad de comunicarte sin importar la distancia ni lugar geográfico.

 

¿Qué ocurre con esta hiperconectividad? ¿afectará de alguna forma la cotidianeidad de chicos y chicas? En ocasiones, la red consume tiempos y espacios de manera significativa. Estamos inmersos en la red, incluso si hay gente al lado nuestro, vemos en las diferentes vitrinas de locales y lugares de comida, a personas sentadas con su aparato telefónico en sus manos, lo que impide compartir con quienes nos rodean aquí y ahora. De una u otra forma se prefiere contactar por medio de mensajes, que se envían y reciben en cosa de minutos, y muchas veces esos mensajes enviados o recepcionados contienen poco de lo que la persona representa realmente, sin expresar algo de nuestra propia personalidad. Por tanto, la comunicación e interacción con los otros, se vuelve superficial. Nuestros chicos y chicas comienzan a generar lazos con desconocidos, o inclusive amigos, pero cuando llega el momento de contactar, ver, mirarse, reír o comer, nos encontramos con personas que no cuentan con las habilidades para interactuar a nivel personal.

Con todo esto, no se intenta abordar las redes desde una forma negativa, sino que tratar de entender que, si las relaciones que se comienzan a crear en la red, no son acompañadas por otros espacios que fomenten las relaciones personales, nos encontramos con un problema.

Las redes sociales no van a reemplazar el contacto cercano entre las personas, es por eso que resulta fundamental que sean tanto los padres como adultos significativos, los que se hagan cargo del tiempo y la forma en la que niños, niñas y adolescentes hacen uso de las redes y poder así generar un abordaje responsable, recordar que es importante pasar tiempo de calidad en familia y participar en actividades organizadas que potencien su desarrollo integral.

 

Gabriela Valenzuela Figueroa

Mg. Psicóloga clínica

Recent Posts

Leave a Comment

1